RIEGO CON AGUA DE MAR

SIN   TRATAR    -    SIN   DESALINIZAR    -    SIN   FILTRAR

UNA REVOLUCIÓN EN LA AGRICULTURA
Ya es posible disponer de agua para riego de forma ilimitada



SOBRE NOSOTROS

SWIT

Sea Water Irrigation Technologies

SWIT nace como resultado de un sueño hecho realidad: poder utilizar el agua de mar para regar cultivos, ya sean halófilos o no, y sin la necesidad de hacer uso de los OMG (Organismos Modificados Genéticamente).

Llevamos 8 años investigando junto con la Fundación Aqua Maris. En 2013 empezamos a colaborar con el CRESCA, de la UPC, para ampliar, controlar y optimizar el nuevo sistema de riego con agua de mar. El nivel de desarrollo alcanzado a día de hoy nos permite sacarlo al mercado.  

Seguimos trabajando, investigando y aprendiendo para encontrar nuevas formas y modelos que nos permitan adaptar el sistema a cualquier entorno o situación, incluso en condiciones extremas.

Misión, visión y filosofía

Cambiar el mundo gota a gota


El problema demográfico que ha generado la necesidad de producir cada vez más alimentos, ha conducido a la sobreexplotación de las tierras de cultivo y a su consiguiente agotamiento. El recurso a los fertilizantes químicos y demás fármacos para contrarrestar la debilidad de los suelos que pretendió ser el remedio, se ha convertido en la más grave enfermedad. En consecuencia muchas de estas tierras se han quedado inservibles. Otra consecuencia de la sobreexplotación ha sido el envenenamiento de las aguas freáticas. Esta agricultura tan agresiva, conlleva la pérdida de nutrientes en los alimentos (especialmente los micronutrientes), que afecta de forma directa a nuestro estado de salud. 

Otro gran problema es la escasez de agua. De toda el agua dulce a la que tenemos acceso (representa sólo el 1% del agua del planeta), el 70% se destina a la agricultura, el 20% a la industria y un 10% al consumo humano. Es evidente que si queremos resolver la crisis del agua que se avecina, el primer campo de actuación debe ser la agricultura, ya que cualquier ahorro que se consiga en este sector, por pequeño que sea, será muy significativo. 

Nuestro objetivo es contribuir a la solución de estos problemas. Hemos invertido en ello mucho tiempo, esfuerzo e ingenio y nos hemos atrevido a remar contra corriente, buscando nuevas formas de utilizar el agua de mar (por supuesto sin desalinizar) en el ámbito de la agricultura. Perseguimos el ahorro de agua dulce, el enriquecimiento mineral de los alimentos y la creación de nuevas zonas de cultivo. 

Para expandir y aplicar estos conocimientos, creemos más en la colaboración que en la competitividad, motivo por el cual trabajamos con distintas entidades y nos mantenemos abiertos a todo tipo de colaboraciones que nos ayuden a encontrar nuevos modelos o a optimizar los que ya tenemos. 

Sabemos que los grandes cambios se originan con pequeños actos, y nosotros queremos ser partícipes de este cambio aportando nuestra gota de agua. Es nuestra esperanza que los pasos que estamos dando desemboquen, en un futuro no muy lejano, en la aplicación generalizada de este sistema de riego: de manera que los cultivos cercanos al mar no precisen de agua dulce para ser regados. 


 

PRINCIPIOS BÁSICOS

DEL RIEGO CON AGUA DE MAR

Si observamos la naturaleza con detenimiento y perspectiva, podemos ver que nos está dando la clave en el asunto del riego. Nos muestra, en efecto, cómo montes y praderas sostienen su verdor sin necesidad de lluvia incluso durante meses. No ocurre lo mismo con los ajardinamientos que tenemos en casa o con los campos de los agricultores en los que una semana o quince días sin riego son nefastos para según qué cultivos. La clave está en la tierra, en las capas freáticas y los acuíferos que atesoran y administran el agua con la mayor eficiencia, guardando cada gota de lluvia y repartiendo el agua por las cuencas subterráneas de los ríos, regando indirectamente desde la montaña hasta el mar. 

Pero el riego (desde arriba) es el método que la humanidad ha adoptado para hidratar y así dar vida a las plantas, imitando el modelo que tenía más a la vista: la lluvia. A lo largo de la historia, la experimentación siempre se ha orientado por la premisa de que el agua tenía que venir de arriba, con lo que la línea ha ido siempre en la misma dirección. Y claro, como no podía ser de otra manera, la mayoría de intentos que se han hecho para regar con agua de mar han sido con el modelo general de riego, de arriba hacia abajo, con las nefastas consecuencias de quemar las plantas. Y si éstas aguantaban el agua de mar, con el tiempo el terreno quedaba saturado debido a la alta acumulación de sal, quedando así muerto e inservible para cualquier cultivo.


Desde siempre el mar ha regado las zonas cercanas a la costa, adentrándose bajo tierra (puede llegar a kilómetros) y manteniendo siempre húmedo el subsuelo, haciendo el mismo trabajo que los acuíferos de los ríos, con la única diferencia de ser agua de mar. Hay otra situación que se da en la naturaleza donde vemos que especies vegetales no catalogadas como halófilas (o halófitas) son regadas únicamente con agua de mar. Hablamos de los típicos islotes que podemos ver en innumerables fotografías, en los que si bien nos fijamos, forzoso será concluir que toda la vegetación que tienen se sostiene con el riego que le proporciona el mar. Las plantas con una mayor capacidad para aprovechar el agua de mar se encuentran en las zonas más cercanas al mar, mientras que las otras se encuentran más al centro y en zonas más elevadas, aprovechando la continua humedad subterránea que le proporciona el agua de mar.

Concluimos pues, que los dos modelos que consideramos más eficientes para regar con agua de mar y con los que intentamos guiar nuestras investigaciones son los que nos muestra la naturaleza: creando una capa freática con agua de mar para mantener el subsuelo siempre húmedo o adaptando las plantas a la salinidad del agua de mar (como puede ser la acelga), cultivándolas en un suelo que tenga la capacidad de drenar el exceso de sales.

*Este texto forma parte de un artículo más extenso publicado por la Fundación Aqua Maris en su web.
Original: http://www.aquamaris.org/riego-con-agua-de-mar/

EXPERIMENTACIÓN

Algunas de las pruebas realizadas que nos han ayudado a comprender las bases del riego con agua de mar

Primeras pruebas

Éste es el primero de los experimentos, realizado en 2007. Se trata de un "jardín salvaje" en el que dejamos crecer todo aquello que sobrevivía. El propósito era crear un jardín exterior regado 100% con agua de mar. Intentamos cultivar todo tipo de plantas, pero sólo unas pocas sobrevivieron. En la actualidad el jardín se mantiene en perfectas condiciones y cuenta con más de 15 especies distintas. En la imagen podemos ver un pino de 3 años, que ha crecido de forma totalmente natural sin que lo hayamos plantado. Este experimento nos ha permitido aprender cómo desarrollar un jardín de estas mismas características, manteniendo el equilibrio entre el terreno, el agua de mar y las lluvias. 

Arena de playa

Uno de los retos que nos propusimo fue hacer germinar y crecer acelgas en arena de playa o de sílice (sustrato estéril), utilizando única y exclusivamente agua de mar. Sabíamos que era prácticamente imposible, pero nos sorprendió ver el resultado. Por supuesto las acelgas que crecieron no tenían ni mucho menos el tamaño de una acelga convencional, pero comprobamos su viabilidad. 

Escalonado

Una prueba en exterior con tierra arcillosa y con distintas alturas. Este experimento lo hemos utilizado, y seguimos haciéndolo, para hacer pruebas de tanteo con distintos tipos de plantas, tanto comestibles como ornamentales, para tener una primera referencia de comportamiento. Uno de los datos más importantes que nos aporta esta prueba es la tolerancia o resistencia de la planta a la salinidad.

Jardineras

Las pruebas en jardineras las hicimos para probar el riego con agua hipotónica e hipertónica en un sistema totalmente aislado. En la imagen se puede apreciar un cultivo experimental de pimientos y berenjena blanca.

Invernadero

La construcción del invernadero nos permite investigar el crecimiento de cultivos en macetas (especialmente diseñadas por nosotros) sin que se vean afectados por el agua dulce de las lluvias. Además nos permite proteger el cultivo de vientos (con un alto nivel de salitre) y otros fenómenos climatológicos.  La imagen es de un cultivo de acelgas con un crecimiento de 20 días desde el trasplante del plantel.

Laboratorio

El producto resultante de todos los experimentos lo llevamos al laboratorio del CRESCA para ser analizado y valorado. Hemos observado que, por norma general, los cultivos regados con agua de mar son más ricos en nutrientes que los convencionales, pudiendo regular el grado de absorción en función de las características del sistema de riego.

Un futuro prometedor

Durante los años que llevamos investigando hemos realizado pruebas tanto en jardinería como en agricultura y los resultados han sido sorprendentes. No obstante, nuestro deseo es poder implementar estos sistemas de riego en zonas áridas o en desiertos donde el agua dulce es escasa o nula.

Por este motivo nos hemos centrado en investigar la aplicación del agua de mar en la agricultura. Gracias al trabajo realizado tanto por la Fundación Aqua Maris como por el CRESCA de la UPC, hemos conseguido demostrar la viabilidad del sistema de riego con agua de mar en acelgas, tomates y lechugas.

Pero no nos conformamos con saber que es viable. Hemos descubierto que ajustando algunos parámetros del sistema es posible modificar el sabor, el tamaño, la textura y los valores nutricionales de ciertos tipos de plantas. No obstante, a mayor enriquecimiento mineral, menor producción (en Kg).               

También hemos aprendido que para lograr el desarrollo de cualquier cultivo, es necesario manejar un gran número de variables que afectan a la meteorología, a la localización, al agua... hasta conseguir la armonización de todas ellas.

Nuestro propósito es seguir investigando, optimizar lo que tenemos y descubrir nuevas formas de utilizar el agua de mar, además de seguir haciendo pruebas para ampliar el espectro de plantas que pueden ser regadas con nuestro sistema.

Cuesta imaginar hasta donde podemos llegar si pensamos en las infinitas posibilidades que ofrece la aplicación práctica de este nuevo conocimiento a largo plazo. Producir alimentos en zonas áridas, reverdecer desiertos, incrementar la producción global de cultivos, mejorar la calidad alimentaria o favorecer la economía de países en desarrollo sin acceso al agua dulce se han convertido, gracias a estos descubrimientos, en opciones reales.

SERVICIOS

Asesoramiento para la implementación de proyectos de riego con agua de mar

Ofrecemos nuestros servicios a instituciones, organizaciones, empresas y particulares que deseen implementar o estudiar el desarrollo de proyectos de riego con agua de mar mediante nuestra tecnología . Ponemos a disposición todos los conocimientos que hemos adquirido a lo largo de estos años. Investigamos de forma contínua para optimizar nuestros sistemas y poder llevarlos a cualquier parte del mundo, adaptándolos a la zona, al clima y al tipo de cultivo.

Durante el proceso de implementación de un proyecto, también ofrecemos la asistencia y supervisión in situ de los trabajos de campo, para garantizar su correcto funcionamiento. Recomendamos realizar los estudios previos con el fin de armonizar todas las variables. Una vez finalizado el proyecto, ofrecemos la formación del personal que ha de estar al frente de estos cultivos. 

Entorno

Valoración inicial de las condiciones del entorno para conocer datos sobre las temperaturas máximas y mínimas, humedad, distancia al agua de mar, régimen de lluvias... Estos datos permiten determinar si el cultivo deberá ser en interior (invernadero) o podrá realizarse en el exterior.

Terreno o sustrato

Estudio de las propiedades físico-químicas de los terrenos o sustratos más accesibles de la zona para determinar sus posibilidades de adaptación al sistema. Los objetivos son: máximo respeto ecológico, economía de proximidad y sostenibilidad.

Agua

Es necesario conocer las características químicas y biológicas del agua que se utilizará. Puede ser directamente del mar o de capa freática. Las principales características a tener en cuenta son la variedad mineral, la concentración de sales, el pH, la temperatura y la riqueza microbiológica entre otros.

Cultivo

Para cada tipo de cultivo es necesario ajustar los parámetros del sistema en base a los resultados obtenidos. A continuación se decide el tipo de cultivo más apropiado y la configuración del sistema de riego.

MEDIO AMBIENTE

UNA HERRAMIENTA PARA LUCHAR CONTRA EL CAMBIO CLIMÁTICO, LA ESCASEZ DE AGUA, LA DESERTIFICACIÓN Y LA CONTAMINACIÓN DE LAS TIERRAS

Cambio climático

El cambio climático es una realidad que afecta a todo el planeta y nos incumbe a todos, pero uno de los sectores más castigados es el de la agricultura. Nuestro propósito es contribuir a mitigar sus efectos. 

H 2O

El agua dulce es el recurso natural más preciado y es imprescindible para nuestra supervivencia. Por desgracia cada día es más escasa y debemos aprender a cuidarla y conservarla. Hay que tener en cuenta que el 70% del agua se destina a la agricultura. 

Desertificación

La desertificación de nuestras tierras aumenta día tras día. Utilizar el agua de mar para el riego de cultivos, es una potente herramienta de lucha contra la desertificación. Sabemos que a largo plazo, con el tratamiento adecuado, es posible reverdecer zonas de desierto.

Contaminación

Debido a la enorme cantidad de productos químicos que se utilizan en agricultura, la mayoría de las tierras de cultivo están contaminadas, al igual que sus aguas. Luchamos por conseguir una producción ecológica y así reducir el impacto medio ambiental que ocasionan. 

COLABORADORES


Siempre hemos luchado por abrir nuevos caminos a los múltiples usos que se le pueden dar al agua de mar. La posibilidad de regar cultivos sin la necesidad de utilizar agua dulce ha sido uno de nuestros mayores logros.


Francisco Sánchez
Presidente Fundación Aqua Maris



Nunca nos habíamos planteado la posibilidad de regar con agua de mar; pero los resultados de las investigaciones llevadas a cabo, han sido extraordinarios. Hemos comprobado que, contra todo pronóstico, el riego con agua de mar es posible.

Josep Garcia
Director CRESCA


CONTACTO

Puede ponerse en contacto con nosotros rellenando el sigueinte formulario de contacto o escribiendo a info@ecoswit.com


C/ Eduard Maristany, 85
08912 Badalona

Tel. +34 640 357 889